Dama de Negro

Señor te ruego me perdones,
me enamore de la dama de negro,
soy pendiente solo de sus amores,
ya ni la Luna ni el Sol veo.

Soy tan celoso y posesivo de ella,
que muero mil veces si alguien la mira,
y mi mano sin darse cuenta suelta.

Aunque no me mire cuando baile,
por que esta como ausente,
aunque solo me mire y no me hable,
eso para mi es suficiente.

Aunque no me crea cuando le diga “Te Amo”,
solo cree cuando lo dice su boca,
y a mi me echa por un lado.